17 de septiembre de 2017

Habituales en la charca

Curruca capirotada Sylvia atricapilla 

Hoy os presento a alguna de las aves habituales de la charca.

No sabría decir quién tiene mayor disfrute, ellas bañándose o yo observando su comportamiento y haciendo alguna fotografía.

Sobre la fotografías: la charca está situada en un lugar sombrío, entre la vegetación hay momentos en los que puede entrar más luz; por lo general, esto obliga a utilizar la máxima apertura del objetivo,  la mayor parte con ISO5000, para obtener unos tiempos de exposición cortos; se sacrifica la profundidad de campo y se congela el movimiento de las aves,  unas veces más y otras menos, dependiendo de las condiciones de la luz y del movimiento.

En algunas fotografías, solo se ven unos borrones de aves, figuran los nombres para ilustrar las que estaban en la charca en ese momento.

Herrerillo común Cyanistes caeruleus

Serín verdecillo Serinus serinus

Curruca capirotada Sylvia atricapilla 

Gorrión común Passer domesticus, Curruca capirotada Sylvia atricapilla 

Gorrión común Passer domesticus, Curruca capirotada Sylvia atricapilla, Serín verdecillo Serinus serinus 

Paloma torcaz Columba palumbus, Mirlo común Turdus merula, Carbonero común Parus major

Paloma torcaz Columba palumbus

15 de septiembre de 2017

Invierno largo


Todo parece indicar que el invierno será largo en la vertiente sur de la Cordillera Cantábrica para muchos animales, las heladas, como ya comenté en una entrada reciente, han dejado sin frutos a la mayor parte de arboles y arbustos; es patente el aumento y la temprana presencia de determinadas especies por los huertos de los pueblos , entre ellas está un buen número de ejemplares de Trepador azul Sitta europaea.

El Trepador azul es una de las especies que almacena frutos en esta época, en el video podéis ver que cuando saca un trozo de fruto seco grande, se lo lleva para alguna de sus despensas.




14 de septiembre de 2017

Larga vida


En una ladera lejana que se ve desde varias viviendas de un pueblo donde estamos, podemos atisbar a un Zorro Vulpes vulpes,   semi oculto por unas ramas.

Aun no son las seis de la tarde y hay mucha luz, nos parece demasiado osado para el cariño que se les suele tener en la zona rural.

Estamos en la época en que, fundamentalmente los machos jóvenes, se dispersan y tienen que buscar  nuevos territorios; es el momento en el que se produce una alta mortalidad, carreteras, personas, trampas, perros y otros animales, en un territorio demasiado fragmentado.



Cuando sale al descubierto vemos la probable causa de que se arriesgue tanto, tiene una pata que no puede apoyar en el suelo e intenta cazar algo para alimentarse; para sobrevivir tendrá que dedicar más tiempo que otro ejemplar en plenas facultades.

Deseamos y esperamos que sea capaz de sobrevivir y que tenga una larga vida, muchos lo hacen y son capaces de adaptarse e incluso recuperarse de fracturas serias(1).



1 Barrull,J. & Mate,I. (2015) El Zorro Monografías Zoológicas, Serie Ibérica. Tundra Ediciones, Castellón.