27 de abril de 2011

El baño del Gorrión

Un recipiente limpio, con agua fresca y en un lugar sombrío a salvo de depredadores, se convierte en una fiesta y es un regalo para la vista.
Por este rincón irán pasando muchas aves, las iré mostrando; hoy le toca al macho de Gorrión común Passer domesticus, adaptado al hábitat urbano y muy acostumbrado a vivir cerca de las personas. Su población está en declive, yo pienso que las causas son múltiples y todas relacionadas con nuestra forma de vida.
Os dejo un enlace a un estudio interesante.

5 comentarios:

  1. Una lección sobre cómo disfrutar de los placeres sencillos de la vida. Aunque el final resulta bastante inquietante. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Hola Salomé, hace tiempo que he descubierto que la felicidad no se encuentra en los deportes modernos como el “shopping spree” y que la belleza tampoco se halla en las luces de neón. Para vivir todas y bien tenemos que abrir la mente a lo cotidiano y cercano, disfrutar de las pequeñas cosas que nos rodean y descubrir su grandeza.
    Tienes razón, el final es inquietante; es lo que no solemos ver y que no por eso deja de estar ahí, el reconocer que algo no está funcionando bien es el primer paso para cambiar el estado de las cosas.
    Un placer leerte, gracias

    ResponderEliminar
  3. Preciosa fotografía de estos grandes supervivientes! También en mi blog traté el tema del declive del gorrión común.

    Salu2

    ResponderEliminar
  4. Gracias Oscar; seguiré los blogs donde participas, me parecen muy interesantes.
    salud.

    ResponderEliminar