14 de marzo de 2017

El Conejo


El Conejo  Oryctolagus cuniculus, se considera raro en esta comunidad; entre los muchos animales presentes en el Embalse de San Andrés, hay mucho más que aves, se encuentra  este lagomorfo.

Si se mira algo más que la lámina de agua, es bueno bajar del coche y caminar, veremos con un poco de suerte a este animal de costumbres crepusculares; esta parece ser una buena época para ver a muchos bichos fuera de la “normalidad” e igual lo veis sin madrugar mucho.

Seguro que si observamos minuciosamente los márgenes del camino, podemos encontrar alguna letrina; aunque lo más evidente es que veremos los márgenes del camino bastante escarbados, labor que hacen con frecuencia mientras se alimentan.

Pieza clave en muchas cadenas tróficas, el conejo es una presa importante para más de 40 especies en el ámbito mediterráneo, para algunas es indispensable  al ser especialistas en su consumo. Cuando veo estos conejos veo las posibilidades de diversidad en el embalse, sin jardineros humanos, ni arquitectos de especies.

Una de las cosas que más me han llamado la atención del conejo es la cecotrofia que resumido, es la ingestión de las heces blandas y mucosas que toman directamente del ano y que permiten la absorción importantes nutrientes. Los jóvenes tienen que ingerir los excrementos de las madres, para obtener la microflora intestinal necesaria para la digestión de la celulosa.










4 comentarios:

  1. El conejo de la curva de San Andres.... Yo siempre veo uno, quizás haya más.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Fotos estupendas y primera noticia para mi debe de ser que no voy demasiado quizas seria mejor decir casi nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los había visto varias veces, es la primera vez que les puedo hacer unas fotografías decentes.

      Eliminar